107814239b

Con la velocidad de los tiempos modernos, la elite no puede esperar mucho por una recuperación.

La medicina es una de las ciencias que está en constante evolución. Herramienta para la mejora en la vida que es tan rápida como el desarrollo tecnológico. Crear recuperaciones eficientes, pero sin descuidar el físico de los deportistas, dejando de lado las dolorosas infiltraciones, es la principal preocupación.

Por esto es que la aplicación de las células madres en deportistas de alto rendimiento ha tenido una explosión sustancial, ya que a pesar de los temores en un comienzo, sus buenos resultados han convencido a jugadores de talla deÁngel Di María y Cristiano Ronaldo, entre otros.

Es siempre un temor para un futbolista, perder ritmo, competencia y destreza por no tener actividad física. Hoy en día, algo que no puede pasar en las superestrellas.

Cartílagos, tendones y músculos son algunos de los casos en los que se pueden aplicar la terapia de células madres, donde un desgarro podría tardar un par de días en sanar, con el cuidado adecuado.

Otro de los beneficios en la aplicación de este tratamiento consiste en que no hay un límite mínimo ni máximo de edad, por lo que se puede llevar a cabo en cualquier división de futbolistas, y podría tratarse con él a lo largo de toda una vida.

Cabe señalar que durante este proceso, la World Anti-Doping Agency (WADA) no considera como dopaje la aplicación de estas células, por lo que lo hace un tratamiento aún más adecuado para el futbol y las exigentes normas de recuperación e implementación de medicamentos.

De esta manera, patologías como la artrosis de cadera, rodilla, entre otras, además de las lesiones del cartílago articular, necrosis avascular de cadera, son algunas de las instancias en las que el tratamiento con células madres han tenido un efecto comprobado en deportistas.

Un tratamiendo que se realiza con el material genético del mismo paciente, ya que se obtienen las células desde la médula ósea, sangre de cordón umbilical (HSC), torrente sanguíneo, entre otras. Una inyección revolucionaria, sin cortes ni procesos invasivos, por lo que se hace cada vez más interesante y atractivo para los jugadores.

Pasos agigantados de terapias alternativas, como para que, por ejemplo, historias como las de Batistuta, un crack que confesó que tuvo días en los que ni siquiera pudo levantarse de la cama por el dolor en los tobillos, no vuelvan a repetirse.

Fuente: Goal